Press Releases

Formación Y Simulación De Carretillas Elevadoras. ¿una Correlación Realizada en ... El Almacén?

 enlace permanente   todos los mensajes
A_forklift_Simulation_250Hyster está explorando los beneficios de utilizar un simulador de carretillas elevadoras para dar respuesta al creciente número de empresas interesadas en utilizar la simulación como parte de sus programas de formación. 

“La tecnología actual de simulación de carretillas elevadoras proporciona al usuario un entorno "inmersivo" totalmente en 3D, combinado con los controles y respuestas reales de una carretilla elevadora real,” dice Robbert Wijnandts, Commercial Trainer en Hyster Company. "Con la carretilla elevadora virtual se pueden simular hasta las condiciones de trabajo más rigurosas para vivir una experiencia de conducción real." 

El nuevo Simulador de Hyster tiene el mismo asiento que el equipado en el modelo Hyster® Fortens® , los mismos pedales, volante, CANBus y controles hidráulicos.  El usuario lleva puesto unos cascos VR (Gafas estereoscópicas 360° Oculus) y cuando gira la cabeza obtiene diferentes vistas a través del mástil, hacia arriba, hacia abajo y hacia el lateral mientras que los espectadores ven la actividad en una pantalla.  El software también se puede personalizar para crear experiencias con diferentes mástiles y accesorios, tales como pinzas para papel.  

“La resistencia y la sensación es casi exactamente la misma que con el equipo real, pero el acto de mover cargas ocurre obviamente en un entorno de "juegos" sin riesgo alguno," comenta luego.  “Son muchos los usos que se le pueden dar a esta tecnología cuando se despliega del modo correcto y para los negocios adecuados, desde la introducción del personal a la experiencia de conducción en un evento, hasta su integración en programas de formación.”

Robbert explica que hay algunas voces críticas que discuten que la simulación no es "práctica", que es innecesaria y que no es realista con respecto al equipo real, pero dice que estos argumentos se olvidan de lo que la simulación puede hacer. La formación mediante simulador tiene por finalidad reducir los costes de formación y cualquier riesgo asociado, en especial en las primeras etapas del ciclo de formación. 

Para manejar una carretilla elevadora en un entorno real, normalmente debería haber tres etapas de formación, empezando con la Formación de Operario Básica (aprendizaje de los elementos básicos acerca de controles, hidráulicos, seguridad, etc.) seguida de Formación Específica en el Puesto de Trabajo (relacionada con los equipos y accesorios que se vayan a utilizar realmente) y, finalmente, la Formación de Familiarización en la que se introduce al operario por primera vez en el manejo del equipo en un entorno real. 

Normalmente se combina una parte teórica en el aula con otra práctica para la formación de los operarios en tan solo tres días, formándose así a decenas de miles de operarios cada año.
Robbert sugiere que ahora los departamentos de formación pueden utilizar simuladores de carretillas elevadoras a lo largo de todo este proceso de aprendizaje, con vistas a buscar la forma de implicar a los alumnos, reducir los costes y mejorar la seguridad.  Será apropiada para organizaciones grandes en las que se imparta formación in situ y para proveedores de formación externos más grandes, con el beneficio de que pueden formar a un mayor número de operarios.  El simulador tiene muchos ajustes diferentes, por lo que se puede usar como herramienta dentro de diferentes programas de formación, desde una actividad lúdica de divulgación para personas que no sean operarios, hasta las sesiones de formación más detalladas para conductores experimentados.

“En lugar de ir directamente a la zona de formación, el aprendizaje se puede acelerar reforzando la memoria de los alumnos en el aula de clase y mejorando su percepción del espacio y los riesgos desde el mismo principio,” dice, explicando que la unidad de tamaño palé es fácil de configurar.  

“Los simuladores de carretillas elevadoras pueden ayudar y asistir en la Formación Básica, pero no deberían considerarse nunca como sustitutos de esta etapa esencial,” explica Nick Welch, Technical Director de RTITB, el organismo de acreditación de formación de transporte preferido para el lugar de trabajo. “Sin embargo, puede tener aplicación en la Formación Específica (tal y como se describe en ACOP L117) y añadiría un gran valor al proceso.  La otra área en la que la simulación puede suponer un valor añadido significativo es en la evaluación de la capacidad y competencia de un operario ya en activo.”

Sin embargo, no se trata meramente de formar operarios. La simulación se puede utilizar para encontrar potenciales nuevos conductores y para impartir formación de familiarización a personal operativo, supervisores y directores de almacén, proporcionando una mayor percepción de lo que los conductores pueden ver, y para educar en lo relativo a riesgos.  También puede ayudar con una formación de actualización más regular, en la introducción de nuevas iniciativas de seguridad, y para tratar problemas tales como la despreocupación y los malos hábitos.   

“La rutina diaria y las presión del tiempo pueden hacer que la gente olvide lo que aprendieron en su formación inicial,” dice Robbert.  “Una simulación monitorizada de forma regular puede ayudar a restablecer la motivación, y las pruebas realizadas en diversos escenarios pueden ayudar a promover un cambio en el comportamiento que conduzca a una mayor productividad.”

Para ver más información acerca de Hyster, visite www.hyster.com.