Press Releases

Refresco De Las Operaciones en Heineken Con Carretillas Elevadoras Hyster® Diseñadas Especialmente

 enlace permanente   todos los mensajes
250 - heinekenEn el sitio de Cork de Heineken Irlanda se han suministrado seis nuevas carretillas elevadoras eléctricas Hyster® diseñadas con ingeniería especial para satisfacer las demandas de las operaciones de la fábrica de cerveza.

Heineken Irlanda es una filial propiedad en su totalidad de Heineken International, cuya cartera de marcas incluye Heineken, la cerveza de mayor venta en Irlanda, Murphy’s, Amstel y Coors Light.  Su emplazamiento en Cork, fundado en 1856, da empleo a 458 personas y envía 2 millones de barriles al año a bares, hoteles, restaurantes, supermercados y mayoristas.  Como tal, las operaciones del área de trabajo de la cervecería son intensas, cargando y descargando una media de 20 camiones al día.

“Cada día llegan barriles vacíos que tienen que descargarse y colocarse en una cinta transportadora para llevarlos hasta el área de producción,” explica Matt Hardy, Industry Manager en Hyster Europe. "Al mismo tiempo, se recogen y apilan barriles llenos en la zona de almacenamiento listos para su despacho."

“Estas cargas suponen todo un reto, ya que no siempre están paletizadas, sus tamaño son diversos y con frecuencia son muy altas,” sigue diciendo Matt.

Para ayudar a superar estos desafíos, el equipo Hyster Special Truck Engineering Team desarrolló un compartimento de operario elevado para las seis nuevas carretillas elevadoras Hyster® J3.5XN, que mejora la visibilidad en todas las direcciones y hacia arriba. En una carretilla estándar el operario no podría ver más allá de las cargas altas y, normalmente, tendría que trabajar marcha atrás debido a la limitada visibilidad hacia delante. El compartimento de operario elevado permite a los operarios ver por encima de las cargas y trabajar moviéndose en dirección hacia delante allí donde con una carretilla convencional no podrían hacerlo, aumentando así el confort del operario.

Para prestar un apoyo adicional a los operarios y mejorar su confort, las carretillas elevadoras se equiparon también con Luces de Aviso a Peatones (PAL) delanteras y traseras de color Azul, luces PAL laterales de color rojo, una cámara de marcha atrás, un freno de estacionamiento automático, un calefactor de cabina, cristal del tejadillo protector de protección UV, un asiento de suspensión de respaldo alto y controles de minipalancas.

Las nuevas carretillas elevadoras disponen también de un accesorio especializado de pinza para Barriles Kaup que permite elevar de forma eficiente barriles no paletizados de múltiples tamaños y en múltiples cantidades sin cambiar de accesorio. Este es un elemento crítico para la operación cuando se efectúa la elevación de 18 barriles de 50L o de 24 barriles de 30L al mismo tiempo. La carretilla elevadora eléctrica de Hyster® incluye también aletas guardabarros para proteger el accesorio de los residuos de la calzada con el fin de conseguir una durabilidad óptima.

Además, las carretillas elevadoras eléctricas de Hyster® funcionan con un nivel de ruido más bajo, reduciendo así la contaminación acústica. Esto permite trabajar en el emplazamiento con turnos más largos por la noche si es necesario para aumentar la producción, a pesar de encontrarse en el centro de la ciudad.  Esto supone también un beneficio para los operarios y para el personal del sitio, creando unas condiciones de trabajo más confortables. Las carretillas eléctricas también son respetuosas con el medio ambiente. Cambiando las carretillas elevadoras diésel por otras eléctricas, Heineken ha reducido sus emisiones de Co2 del sitio en 112 toneladas al año.

Como en muchas operaciones de bebidas, el espacio es otro desafío clave para la operación de Heineken.  Hasta seis carretillas deben trabajar continuamente a lo largo de dos turnos entre las 7 de la mañana y las 7 de la tarde, a veces, en espacios muy limitados.  El diseño de las carretillas elevadoras Hyster® hace posible que puedan maniobrar en los espacios más pequeños, permitiendo a los operarios completar el trabajo con seguridad y eficiencia.

“La fiabilidad de las nuevas carretillas elevadoras Hyster® es también esencial para mantener la operación en marcha,” dice Colin McNeely, Director de Ventas – Irlanda para Briggs Equipment, el socio de distribución exclusivo de Hyster® para Irlanda. "El tiempo de inactividad para mantenimiento y comprobaciones diarias es mínimo y las baterías se cargan al final del turno garantizando un tiempo máximo de servicio ininterrumpido durante los períodos de gran actividad maximizando la eficiencia."

Para cambiar la batería de forma fácil y rápida, las carretillas elevadoras eléctricas Hyster® se han provisto de extracción lateral de la batería. Briggs Equipment Irlanda está ubicado próximo a la cervecería de Heineken y tiene suscrito un contrato de servicio integral que incluye un servicio de gestión total de la batería, eliminando la necesidad de que los conductores estén involucrados en cualquier mantenimiento de la batería

Para aumentar la productividad, se utiliza el sistema telemático Hyster Tracker para emitir informes de la flota. Este sistema monitoriza tanto la utilización de la carretilla como la vida de servicio de la batería, garantizando una gestión óptima de la flota para reducir costes. En el sitio de Cork también se utilizan dos carretillas elevadoras Hyster® H2.5FT de GLP y una Carretilla Retráctil Hyster® R1.4 dentro del área de mercancías.

“Para Heineken International, la fiabilidad y la eficiencia son de suma importancia,” dice Matt Hardy, explicando que las carretillas elevadoras Hyster® están en uso en muchos de los 70 sitios de Heineken repartidos por el mundo, incluyendo Italia, Francia, Polonia, Eslovaquia, Rusia, Cork en Irlanda del Sur y también Ghana, Nigeria y Egipto. 

“Con la combinación de una buena formación, en línea con el nivel estándar de Heineken, y de las carretillas Hyster® personalizadas de acuerdo con las necesidades particulares de la aplicación, nos complace ver cómo el sitio de Cork consigue altos niveles de productividad de los operarios,” dice Colin McNeely.